Cuentos Zen

cuento zen

Aprendizaje del Zen

   -Maestro, sildenafil  comencé a estudiar el zen y no me siento mejor. Sigo sin poder hacer contacto con la divinidad que hay en mí, sigo sin conocerme; mis dudas aumentan. ¿Por qué?
-Hijo, porque no te das cuenta de que sí te estás conociendo; de otra forma no estarías inquieto y lleno de dudas. Eso forma parte del proceso. El zen es un método, no es el camino; es la escoba que saca los guijarros de tu camino. No busca hacerte mejor, busca hacerte sereno.

2 pensamientos en “Cuentos Zen

  1. Alejandra Rosales

    me encanta los mensajes positivos que tienen en esta pagina felicidades por traernos este tipo de mensajes.

    Responder
  2. Lucía Esther Giamberardino

    Gracias, es hermoso. El corazón de un Maestro brindando su sabiduría y orientación. Mi cariño y que Diosito los bendiga!!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *