Matar el Amor (Cuento)

forest_birds_animals_parrots_1920x1200_wallpaper_Wallpaper_1920x1200_www.wallpaperhi.comHubo una vez en la historia del mundo, viagra dosage un día terrible en el que el odio, this que es el Rey de los malos sentimientos, about it los defectos y las malas virtudes, convocó a una reunión urgente con todos ellos.
Todos los sentimientos negros del mundo y los deseos más perversos del corazón humano, llegaron a esta reunión con curiosidad de saber cuál era el propósito. Cuando estuvieron todos, habló el Odio y dijo:
-Os he reunido aquí a todos, porque deseo con todas mis fuerzas matar a alguien.
Los asistentes no se extrañaron mucho, pues era el Odio siempre quería matar a alguien. Sin embargo, todos se preguntaban entre sí: ¿quién sería tan difícil de matar, para que el Odio los necesitara a todos?
-Quiero que maten al Amor dijo.
Muchos sonrieron malévolamente, pues más de uno le tenía ganas.
El primer voluntario fue el Mal Carácter, quien dijo:
-Yo iré, y les aseguro que en un año el Amor habrá muerto. Provocaré tal discordia y rabia, que no lo soportará.
Al cabo de un año se reunieron otra vez y al escuchar el reporte del Mal Carácter quedaron muy decepcionados.
-Lo siento, lo intenté todo, pero cada vez que yo sembraba una discordia, el Amor la superaba y salía adelante.
Fue entonces, cuando muy diligente se ofreció la Ambición, que haciendo alarde de su poder dijo:
-En vista de que el Mal Carácter fracasó, iré yo. Desviaré la atención del Amor hacia el deseo por la riqueza y por el poder. Eso nunca lo ignorará.
Y empezó la Ambición el ataque hacia su víctima quien efectivamente cayó herida, pero después de luchar por salir adelante, renunció a todo deseo desbordado de poder y triunfó de nuevo.
Furioso el Odio por el fracaso de la Ambición, envió a los Celos, quienes burlones y perversos inventaban toda clase de artimañas y situaciones para despistar al Amor y lastimarlo con dudas y sospechas infundadas, pero el Amor confundido lloró, y pensó, que no quería morir, y con valentía y fortaleza se impuso sobre ellos y los venció.
Año tras año, el Odio siguió en su lucha enviando a sus más hirientes compañeros, envió a la Frialdad, al Egoísmo, al Aburrimiento, la Indiferencia, la Pobreza, la Enfermedad y a muchos otros que fracasaron siempre, porque cuando el Amor se sentía desfallecer, tomaba de nuevo fuerza y todo lo superaba. El Odio convencido de que el Amor era invencible, le dijo a los demás:
-Nada qué hacer. El Amor ha soportado todo, llevamos muchos años insistiendo y no lo logramos.
De pronto, de un rincón del salón se levantó un sentimiento poco conocido y que vestía todo de negro y con un sombrero gigante que caía sobre su rostro y no lo dejaba ver, su aspecto era fúnebre como el de la muerte.
-Yo mataré el Amor, -dijo con seguridad.
Todos se preguntaron ¿quién era ése que pretendía hacer solo, lo que ninguno había podido?
El Odio dijo:
-Ve y hazlo.
Tan sólo había pasado algún tiempo, cuando el Odio volvió a llamar a todos los malos sentimientos para comunicarles después de mucho esperar, que por fin el Amor había muerto.Todos estaban felices pero sorprendidos. Entonces el sentimiento del sombrero negro habló:
-Ahí les entrego al Amor totalmente muerto y destrozado.
Y sin decir más, se marchó.
-Espera, dijo el Odio. En tan poco tiempo lo eliminaste por completo, lo desesperaste y no hizo el menor esfuerzo para vivir. ¿Quién eres?
El sentimiento levantó por primera vez su rostro, y dijo:
-Yo soy la RUTINA.

16 pensamientos en “Matar el Amor (Cuento)

  1. yolanda contreras

    esto es muy sierto ,la rutina es lo que acaba con el amor….que pena que no nos demos cuenta de eso,esporeso que cuando empesamos nuevas relaciones todo es maravilloso ,pero con el tiempo se buelve RUTINA y termina la emocion y el poco amor que puedo ver.

    Responder
    1. yamilex gomez

      asi mismo es la rutina se vuelve impresindible y no nodamso cuentas que el amor se ba perdiendo y que afinal de cuentas nos sentimos vacios y solos por que el amor lo tuvimos en nuestra mano y simplemente por no darnos ceunta lo perdimos

      Responder
  2. ANA LIZ ROSARIO

    Me encanto,es una muy buena reflexion,pienso que nos enseña,que en el amor hay que tomar cosas diferentes,hacerlo diferente y no permitir que la rutina pueda acabar con algo tan bonitoy significativo,como lo es el amor…..

    Responder
  3. luz fanny henao

    que reflexion tan hermosa y todas las cosas que me hizo sentir en verdad es aslgo para aprender a conocer y respetar los sentimientos de las personas que estan a nuestro lado y el saber que debemos encontrar la manera de ser mas felices a cada momento y no dejar que la rutina nos lleve de su parte mil gracias y veo reflejada un poco mi vida en ese mensaje

    Responder
  4. cesar genel diego torres

    es una narracion presiosa porque la vida es asi dia a dia hay que cambia para k no sea rutinario y a si siempre uno es felis saludos

    Responder
  5. naty

    buena reflexion…..sobre todo que me gusto mucho..por que desde el principio fue interesante y eso hiso que me la leyera toda

    Responder
  6. maria del carmen

    exelente reflexion y todo lo k dice es cierto. por eso trato de haser algo nuevo cada dia con mi esposo

    Responder
    1. elvira

      cambia y todo cambia por eso la rutina es perjudicial. En lo personal creo en lo dinamico, en lo novedoso para permanecer siempre enamorado.

      Responder
  7. Antonio Cerros Ruiz

    En la vida siempre hay la oportunidad de crecer o de limitarnos, la parte cultural, social, y de formación nos dará la oportunidad de encuentro o de conformismo, muy hermoso el cuento es parte nuestra decisión, gracias

    Responder
  8. carmen

    me parece fascinante la forma en que describen los males de la humanidad, yo creí que la vanidad se llevaba el triunfo, jamás considere a la rutina, felicidades

    Responder
  9. lady

    es impresionante mirara como algo tan simple puede acabar con un sentimiento tan lindo ..y mirar q todo lo luchado ha sido en vano

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *